Si piensas que regalar viajes a tus colaboradores es una buena forma de incentivarles, estás en lo cierto. A la gente le encanta viajar, y más cuando es un «regalo». Pero un incentivo tiene que ser mucho más que un regalo, lo que hace realmente interesantes a los viajes como incentivo, y a cualquier incentivo en realidad, es el programa que generes a su alrededor. Ya que por muy viaje que seas, o por mucho dinero que tengas, hay experiencias exclusivas que solo puedes disfrutar cuando formas parte de un viaje de incentivos.

El viaje es la guinda, ahora, hablemos de la tarta.

1. Fija un objetivo.

Lo primero es decidir qué quieres conseguir con tu programa de incentivos. Necesitas un objetivo que se pueda medir, y que pueda formularse como una misión. ¿Quieres que vendan más? ¿Quieres que trabajen en equipo? ¿Quieres que trabajen de acuerdo a la cultura y valores de su empresa? Decídelo y házselo saber.

2. Elige tu destino.

Es solo la guinda del pastel, pero tiene gran capacidad de motivación, así que elige bien el destino. Y no olvides que el destino y lo que suceda en él también comunica. La tendencia apunta viajes cada vez más cortos, entre 4 y 5 días y en destinos cercanos. Tenlo en cuenta, pero sobre todo elige el destino que mejor vaya con tu objetivo.

3. Desarrolla una mecánica y un sistema de puntuación.

El secreto de las mecánicas es que cuanto más sencillas mejor, no compliques las cosas sin necesidad. Eso sí, intenta que sea divertido, así la participación aumentará. Del mismo modo plantea un sistema de puntuación lo más claro posible, para que todos los participantes sepan en todo momento lo cerca o lejos que están del premio.

4. Fija un plazo.

Tu programa de incentivos tiene que tener una fecha límite. Si quieres evitar que los participantes concentren todos sus esfuerzos según se acerque esa fecha, plantéales metas antes de las metas. Siempre es interesante que haya pequeños objetivos que cumplir antes de llegar a la final. Usa aceleradores para incentivar la participación y fomentar la competencia y tendrás un programa vivo.

5. Busca un concepto.

Unas olimpiadas, el descubrimiento de una antigua civilización, la búsqueda de un tesoro oculto, busca un hilo conductor para tu programa. A ser posible que tenga que ver con tus objetivos y el destino elegido. Así harás que todas las comunicaciones sean coherentes y resulte más fácil lanzar mensajes motivadores.

6. Cuenta con una plataforma.

En plena era digital, es imprescindible utilizar una plataforma online accesible desde cualquier parte a todo el colectivo en la que gestionar y compartir todo el programa. Con los rankigns, áreas personales con el perfil de cada uno de los participantes, información que pueda ayudarles a cumplir los objetivos, o las bases legales. Dota de transparencia al programa.

7. Mantenles informados.

Hablando de motivarles, la información es tu mejor arma para animarles. Es fundamental que sepan en todo momento qué lugar ocupan en el ranking. Así podrán modular su esfuerzo y ser conscientes de si lo están haciendo bien, o de si tienen que apretar un poco más para acercarse a sus objetivos.

8. Busca metas antes de las meta.

Ya hemos dicho antes que hay que fijar un plazo. Pero una buena manera de mantenerles motivados en todo momento es crear pequeños hitos a lo largo del programa. Ofrece premios de menor importancia que puedes usar como estímulo y también para volver a ilusionar con el programa a todos aquellos que se queden descolgados.

9. Prémiales.

Una vez finalizado el plazo de participación ha llegado el momento de los premios. Asegúrate de premiar de manea justa y de comunicar los campeones a todo el mundo. Éste es también el momento de los aprendizajes. Dedica un segundo a ver qué ha funcionado y qué no del programa, si puedes pregunta a los ganadores y a aquellos que por algún motivo no se han enganchado al programa. Así tu próximo viaje de incentivos será todo un éxito, incluso mejor que el anterior.

10. El viaje no acaba con el viaje.

Ahora empieza la parte divertida. Ya estáis en el destino, pero eso no es más que el principio. ¿Qué vais a hacer una vez que habéis llegado allí? Ten en cuenta que la gente está en el mejor momento posible, acaban de ganar un premio, están predispuestos y receptivos a tus mensajes. Es el momento de incidir en tus valores, de organizar un team building o fomentar el engagement con la marca.

¿Preparamos las maletas?

VIAJES DE INCENTIVOS: cuando el camino es igual de importante que el destino.
5 (100%) 3 vote[s]
Comparte: