Sí, éste es otro artículo sobre el coronavirus, peor, es un artículo buenrollista sobre el coronavirus. Pero bueno, soy un optimista con el teletrabajo, que le vamos a hacer.

Como casi todos llevo una semana teletrabajando, algo que hace solo un año me parecía increíble, y en esta semana he hablado con mis compañeros más que nunca y he conocido facetas de ellos que desconocía. He conocido a sus mascotas, a sus padres, a sus hijos, sus habitaciones, sus casas, los posters de sus paredes… estando lejos les siento más cerca que nunca. Hoy los conozco mejor que antes gracias al teletrabajo.

Así que señores apocalípticos, lo siento por ustedes, la tecnología que se lo iba a llevar todo por delante y que nos iba a deshumanizar ha hecho justo lo contrario, nos ha unido más que nunca. Nos ha hecho más humanos.

Eso no significa que me alegre de nada del horror que estamos viviendo y que intente quitar hierro a lo que está sucediendo, mi pareja trabaja en un hospital, mi madre pertenece a un grupo de riesgo, nos jugamos mucho en esto y tenemos que ser responsable y tomar todas las precauciones posibles.

Solo quería pararme un momento para apreciar lo bueno que esto nos esta trayendo. Por cada enloquecido que desvalija los supermercados sin pensar en los demás, hay alguien que se preocupa de hacer la compra para ese compañero que está en casa en cuarentena, aunque le tenga que dejar las bolsas en el descansillo.

Y eso habla muy bien de la importancia de ser humanos y cercanos en momentos como estos, y de como la tecnología bien empleada es una herramienta maravillosa.

 

Valora este post
Comparte: