¿ Y si mi punto de venta es muy bonito pero no vendo?
Valora este post

Hay muchas formas de aumentar la facturación pero es en el punto de venta donde se generan mayores inversiones; en consecuencia ha aumentado la importancia de éste en la estrategia comercial de las compañías. Por esto, es fundamental contar con una visión que englobe todas las piezas que forman parte del proceso de venta, desde el empleado hasta el más mínimo detalle en el diseño.

Es obvio que la estrategia en el punto de venta se pone en marcha con una meta última: aumentar el ratio de conversión e incrementar el ticket medio. Pero para conseguir esto necesitamos estimular al cliente, atraerle hasta nuestro producto y fidelizarle. Para ello desarrollamos un planteamiento que contempla todos los factores que impactan en la venta.

“Empleados felices dan como resultado clientes felices”

Partiendo de esta máxima comenzamos capacitando y dotando de todas las herramientas a las personas que tienen la interacción con el cliente. Un plan definido de comunicación interna, formación en producto, ventas y habilidades y un programa de incentivos impulsarán la vinculación a la marca y ayudarán a fortalecer el orgullo de pertenencia. ¿El resultado? Ya no solo harán bien su trabajo sino que darán el máximo de sí mismos. Está demostrado que la experiencia que vive el cliente en el punto de venta condiciona y cambia su deseo de compra. Este hecho pone la experiencia de empleado en el centro, ya que es el vehículo que tenemos para llegar al consumidor final.

Promociones que atraen a tu marca

Además de trabajar en los empleados, existen más vías para mejorar o atraer la compra en el punto de venta. Una de las herramientas más potentes con la que contamos es la promoción al consumidor, ya sea mediante cupones, sorteos, descuentos o experiencias. Las promociones nos ayudan a implicar al consumidor desde el primer momento para que interactúe con la marca y permitiéndonos estrechar relaciones con él. Asimismo, la compra en un lugar físico permite al público conocer, probar y ver de primera mano el producto que quiere comprar. Si se trata de un ecommerce, la promoción hará que al menos visiten nuestro site.

Eventos que generan una experiencia

Pero la activación de compra en el punto de venta no depende solo de los empleados y la promoción a los consumidores. También, podemos llevarla a cabo a través de los eventos o acciones de streetmarketing. “Una experiencia vale más que una palabra” y una acción sin aviso previo, en mitad de la calle y atractiva, tiene un impacto muy alto en el consumidor final.

Medir como ha sido la experiencia para mejorarla

Parece que ya lo tenemos listo, pero no hemos terminado todavía. Y ahora ¿cómo podemos saber lo que ha sentido nuestro cliente? ¿Han implementado la promoción en el establecimiento? ¿Cómo ha cerrado la venta el comercial? ¿Le han ofrecido la solución a sus necesidades? La medición en el punto es clave para trazar y mejorar la estrategia comercial.

Por tanto, podemos concluir que todo parte o tiene impacto en la experiencia de cliente. Se trata de un ciclo que se inicia dentro de la empresa, con el empleado al que incentivamos para que impacte en el cliente, continúa en el punto de venta con los consumidores a los que movemos mediante promociones y eventos y termina con una medición que nos ayudará a conocer el retorno de la inversión.