Valora este post

Yo tuve mis #realinfluencers. Espero que mi hijo también los tenga. Ya hay alguno en la lista. Caben más. A ellos nunca los olvidará.

Este es el tweet con el que cerraba el mes de Enero en mi cuenta de twitter, al hilo de una campaña en las redes sociales para poner en valor el papel del profesor en la sociedad.

Y es que muchos, si echamos la vista atrás, tenemos al menos un #realinfluencer en nuestra vida. Alguien con una visión y misión clara (que no iba tanto de enseñarnos las fracciones y los afluentes de los ríos más importante de España, sino de hacernos mejores personas) y cuyos valores positivos nos inspiraban para conseguirlo.

Y es que, ya sea en el colegio, en la Universidad o en la oficina, buscamos, necesitamos, nos conviene, nos enriquece y nos motiva rodearnos de personas y formar parte de un proyecto, yendo más allá, con el que nos identifiquemos y que nos “enganche.”

Un proyecto que nos haga sentir que lo que hacemos tiene sentido, que formamos parte de algo importante y en el que nuestras aportaciones se valoren. Un proyecto, en el que en definitiva, y ahí es nada, seamos felices.

Ese es el reto, tanto a nivel individual como para con nuestros equipos de trabajo.

Diseñar una experiencia de empleado basada en los valores de las personas que forman parte de la compañía e implementar acciones de motivación, comunicación, formación y reconocimiento que fomenten el engagement, son potentes herramientas para conseguirlo.

Todo un reto, lo sé y también… toda una elección. Cada uno debe hacer la suya. Yo elijo aportar, pensar en los demás, comprometerme, hacer lo que digo y… DISFRUTAR.

Somos más a los que en Grass Roots “nos mueve” actuar así. Caben más. Os estamos esperando. Happy New Generation: una iniciativa que apuesta por el talento joven.