Si lees este artículo te REGALO otro de 300 palabras sobre el tema que tú quieras.*

Está claro que las promociones son atractivas, hay algo innato en nosotros que se siente irremediablemente interesado por cualquier cosa que lleve la palabra GRATIS, REGALO, o PROMOCIÓN asociada. Es el instinto cazador que llevamos dentro desde los tiempos de las cavernas.

Ahora, ¿son los promociones la mejor forma de conseguir que tus clientes sean fans de tu marca? Seguramente no, si después del titular gancho no encuentras nada en este artículo que te interese, lo normal es que me leas hoy y mañana leas a alguien que te ofrezca un artículo de 600 palabras gratis.

Es así, el cazador es infiel por naturaleza, busca siempre la mejor presa. Además, esta circunstancia se ha visto agravada por la reciente crisis económica que, entre otras cosas, nos ha dejado a su paso una nueva especie muy peligrosa, el Promoadicto.

Así son los promoadictos: Según nuestro estudio, lo tienen todo para convertirse en la pesadilla de los directores de marketing: sin promociones no compran, aunque eso implique retrasar la compra esperando una nueva promoción, o peor, no tienen problema en cambiar de marca.

¿Significa eso que las promociones no son efectivas para crear fidelidad? Para nada, significa que tienen que usarse de manera inteligente y pensando a largo plazo, así conseguirás la cuadratura del círculo, clientes fieles a tu marca y a tus promociones.  Hay ejemplos de nuestro estudio que demuestran que es posible.

 

No me quieras mucho, quiéreme bien: El caso Nescafé.

En nuestro estudio, realizado en julio de 2018, a 917 encuestados de entre 18 y 60 años, preguntábamos a los encuestados qué mecánica promocional preferían o recordaban más, porque la mecánica es igual de importante que el premio. Y aquí nos llevamos una sorpresa, además de respuestas genéricas: producto gratis, cashback o sorteos, un 7,42% hablaba directamente de El Sueldo Nescafé.

¿Y qué tiene de especial El Sueldo Nescafé? Pues básicamente que lleva siendo igual desde hace 30 años, que la mecánica es sencilla, y que el premio que promete es el paradigma de la fidelización, un sueldo para toda la vida. Y eso está muy cerca de lo que nuestros encuestados perciben como regalo soñado.

Cuando preguntamos en nuestro estudio cuál sería el regalo ideal dentro de una promoción, un 3,96% lo tenía claro: debe prolongase en el tiempo, poder disfrutarse mensualmente y que de algún modo “te solucione la vida”.

Si ya estabas empezando a pensar en poner en marcha tu propia versión de El Sueldo Nescafé, párate a pensar lo que hace que funcione, abandona la idea de que la mejor manera de fidelizar a tus clientes es promocionarlos permanentemente, y empieza a ver las promociones no como algo táctico y planteártelas dentro de un  marco estratégico a largo plazo.

En otras palabras: es hora de decir adiós al descuento permanente y hola a los clubes de fidelización.

 

En resumen.

Antes de hablar de clubes de fidelización, que es un tema que da para otro par de artículos por lo menos, vamos a darles una última oportunidad a las promociones. Porque utilizadas de manera inteligente y estratégica pueden sernos de gran ayuda.

Pero para lograrlo debemos tener en cuenta unas pautas sencillas.

Según nuestro estudio, para funcionar, una promoción debe tener:

Una buena cobertura, un regalo de calidad y una buena estrategia. Así aumentarás tus ventas.

Además deben responder al posicionamiento de tu marca, entender bien al target y deben estar sustentadas por un buen concepto creativo. Así estarás mejorando tu branding.

 

Y ahora vamos con mi promoción.

De verdad estoy dispuesto a escribir ese artículo de 300 palabras. Pero, como voy a aplicar lo que dice este artículo, voy a cambiar un poco la mecánica:

Regalo un artículo de 300 palabras al mes, durante seis meses, a la primera persona que escriba a hola@grassroots.es antes del 15 de octubre diciendo  las 3 cosas que ha aprendido de este artículo.

¿Te animas?

 

Todos los datos:

Estudio Grass Roots Promociones y Clubs de Fidelización. El cliente habla.

¿Son las promociones la mejor manera de fidelizar a tus clientes?
Valora este post
Comparte: