Design Thinking

Design Thinking es una metodología basada en las herramientas y el modo de actuar de los diseñadores, que permite resolver problemas, crear e innovar poniendo al cliente en el centro. LA utilizamos porque nos encanta ayudar a nuestros clientes a ser mejores, a vender más, a descubrir necesidades desconocidas, a encontrar soluciones a sus problemas o a construir su estrategia de negocio.

Design Thinking

¿Cómo lo hacemos?

Organizamos un equipo de proyecto formado por personas de diversas áreas y responsabilidades en el cliente y planteamos un problema o reto inicial del tipo “¿Cómo podemos…?”. A partir de ahí, siguiendo los pasos de la metodología, hacemos trabajo de campo y celebramos Talleres presenciales para, en función del momento:

  • Conocer la Metodología y comprender el reto o el problema a resolver.
  • Compartir los descubrimientos realizados durante el trabajo de campo.
  • Definir el reto o el problema sobre el que nos vamos a centrar.
  • Idear soluciones para el reto o problema elegido.
  • Prototipar las soluciones ideadas, obteniendo un feedback rápido y barato.
  • Testear las soluciones, mejoradas tras el prototipo, con clientes o usuarios reales.

 

¿Qué beneficios obtenemos?

  • La naturaleza del proceso garantiza resultados y éxito en la resolución de los problemas. Siempre hay mejoras.
  • El impacto en el cliente es evidente. Lo notan y devuelven el “favor” a la empresa.
  • Aumenta el engagement de las personas involucradas en el proyecto, incluyendo a clientes, proveedores o personas de diferentes niveles de la empresa.
  • Funciona como herramienta de empoderamiento y de motivación de las personas que participan.
  • El carácter multidisciplinar de los proyectos hace que el aprendizaje para la gente del equipo sea enorme.