La importancia de la motivacion en el trabajo
Valora este post

¿Eres de los que se levantan cada mañana lleno de energía y con ganas de comerte el mundo o, por el contrario, se te pegan las sábanas, te asomas cada mañana con miedo al espejo del baño y llegas al arrastrando los pies y pensando en las horas que quedan hasta tu vuelta a casa sin ninguna motivacion en el trabajo? Si te sientes identificado con el segundo grupo tienes un serio problema, lo que comúnmente llamamos Falta de motivación laboral.

Los estudios que hablan de la motivación en el puesto de trabajo se han hecho tan habituales en los últimos años que ya ni siquiera nos paramos a pensar en sus resultados. Mientras que en otros países se llevarían las manos a la cabeza y se declararían Zona Catastrófica, en España nos resignamos a ver que 7 de cada 10 trabajadores consideran su trabajo desmotivante, como un vehículo viejo y oxidado con el que llegar a duras penas a final de mes.

¿Qué está pasando?

Pero la pregunta del millón es… ¿Esta falta de motivación se debe a que los españoles somos unos empleados caprichosos e insufribles? Lamentablemente no es así, y los motivos que hacen que el vagón de metro cada mañana se parezca a un pasillo de tanatorio, los encontramos en aspectos tan dispares como una remuneración económica insuficiente, la ausencia de un buen clima laboral o la falta de perspectivas y desafíos dentro de la empresa.

La luz al final del túnel

A pesar de que el paciente se encuentra en una preocupante situación crítica, estos años se han multiplicado las empresas que han ido tomando cartas en el asunto y han empezado a valorar aspectos que van más allá de la fría cuenta de resultados y la relación con los clientes.

Factores que antes se movían en una nebulosa alejada años luz del epicentro estructural, como el engagement y la experiencia del empleado, o las formaciones internas que buscan reforzar y exprimir el talento de tu plantilla, se han ido posicionando como fundamentales en la estrategia interna y como principales puntales de una estructura encaminada a dotar a los empleados de una mayor cultura y de comunicación corporativa que los transforme en embajadores de la firma, con personalidad propia y motivación suficiente como para alcanzar sus metas personales y profesionales.

Trabajador motivado, trabajador feliz

Una vez analizada la situación, toca arremangarse y ponerse manos a la obra con la titánica labor de convertir tu empresa en un paraíso laboral, ejemplo de motivación y con una horda de entusiastas que remen con entusiasmo en la misma dirección.

Muchas técnicas han surgido en los últimos años encaminadas a lograr ese Santo Grial del Employer Branding, pero conseguir tener a un empleado con motivacion en el trabajo debería ser un ejercicio de lógica que solo requiriera mirar tu propio ombligo con cierto aire de autocrítica y tomando en consideración una serie de sencillas pautas:

– Crear y promover un buen clima laboral
– Lograr que los empleados desarrollen y aprovechen todo su potencial
– Permitir que aporten ideas y participen en la toma de decisión
– Retribuir de manera justa el trabajo desempeñado
– Lograr que el día a día sea un reto, en el que se valore un trabajo bien hecho
– Promover una mayor rotación interna y una eficiente inteligencia colectiva

Medidas sencillas y cargadas de lógica y que en el corto plazo provocarán que tu empresa se convierta en un referente ejemplo de trabajo bien hecho a cargo de profesionales preparados y, sobre todo, comn motivacion en el trabajo y entregados a la causa común de llevar la firma a lo más alto del mercado.