Millennials, welcome to my company
Valora este post

Mucho se ha escrito ya de este colectivo, y no todo bueno. Los que somos o vamos para “Viejenials”, hemos opinado, quizá en exceso, sobre las cosas negativas que vemos en esta generación. Yo tengo que decir que soy fan absoluta de estos millennials y de todo lo que pueden aportarnos en nuestras organizaciones.

Se dice que son la generación mejor preparada de la historia, han preferido seguir formándose mientras un mercado laboral en recesión les negaba la oportunidad de empezar. Tienen una formación multidisciplinar y eso en un valor en un mundo tan cambiante.

Han aprendido que ya no existen los trabajos para toda la vida, por lo tanto, aspiran a aprender y vivir experiencias de corto plazo, que resulten valiosas, enriquecedoras y les ayuden a mejorar su empleabilidad a futuro.

Aunque se les tacha de individualistas, la realidad es que son solidarios, tienen valores, y son comprometidos. Cuando creen en algo lo defienden a muerte y lo comparten, o a la inversa. Son valientes y denuncian abiertamente las injusticias, o lo que no va con ellos.

Con estos mimbres, ¿qué cestos debemos construir en nuestra organización para atraer, captar y retener el talento?

Ofrezcamos un trato justo, tareas y funciones que se ajusten a su nivel de formación, y experiencia. Y si tiene la formación, pero no la experiencia, démosles la oportunidad de crecer en nuestro proyecto. Son conscientes de su valía, y sobre todo de que pueden elegir. Si nuestra propuesta no les convence o nos le va a aportar, eligen NO trabajar.

Hagamos una selección por valores. Las empresas tienen sus valores, los candidatos también. Es crítico que ambos coincidan, solo así podremos construir una relación que pase la barrera de empleado – empleador, y se convierte en una relación (temporal o atemporal) donde ambos, trabajamos con un mismo objetivo y en una misma dirección, porque la empresa cuenta con personas que viven la cultura, y se comprometen con los objetivos, y los empleados siente que forman parte de un proyecto que va con ellos y que les aporta como individuos.

Ofrezcamos una buena experiencia de empleado. Están preparados, son seguros de sí mismos, les gustan los retos, y se comprometen si ven que el proyecto es interesante y ellos tiene oportunidad de aprender. El empleador debería desplegar todo su encanto para demostrar y retar al candidato a que se sume a un proyecto de que le va aportar y en el que él puede aportar, aunque la posición sea básica, porque lo que se hace en esta empresa es algo que vas a disfrutar durante tu estancia aquí, y mejorara tu empleabilidad para el futuro.

Empleados valientes, preparados, honestos, comprometidos, seguros de su valía, que defienden lo que creen, “welcome to my Company”.