Javier Luxor: “Nos guiamos por nuestra mente”
Valora este post

En nuestro día a día frases como “no puedo hacer esto”, “tengo muy mala suerte” o “nadie me entiende” se repiten y, a menudo, somos nosotros mismos los que las usamos tomando una actitud que, sin darnos cuenta, levanta barreras mentales que nos impiden alcanzar nuestros objetivos profesionales y personales. En nuestra última sesión de #OpenSpace el mentalista, Javier Luxor, nos ha demostrado cómo el pensamiento influye en lo que nos va sucediendo en la vida y cómo podemos manejarlo para hacer que trabaje a nuestro favor.

El pasado miércoles abrimos la nueva temporada de #OpenSpace con un invitado muy especial, y digo especial porque Javier Luxor no dejó indiferente a ninguno de los asistentes. Durante un espectáculo que duró aproximadamente una hora, el mentalista nos demostró cómo, a través de determinados mecanismos, podemos gestionar nuestra mente y eliminar los miedos o limitaciones que nos impiden alcanzar nuestras metas.

Durante su intervención, Luxor nos habló de las tres etapas que existen en la vida de una persona, etapas que podemos escalar o ascender. Y os preguntareis, ¿cuál es la diferencia entre una u otra? Pues bien, la escalada la entiende como algo práctico, relacionado con el deber o con lo que se espera de nosotros; en cambio, el ascenso lo define como un recorrido emocional, algo que se encuentra en nuestro subconsciente.

Así, según él, comenzamos nuestra andadura vital en lo que denomina “la vida enjaulada o vida frustrada”, que es aquella en la que los valores en los que hemos sido educados chocan con las creencias propias. De ahí vamos escalando hacia “la vida confortable o automática” en la que hacemos todo lo que se espera de nosotros: trabajo, casa, familia. Aquí nos volvemos personas acomodadas…acomodadas pero ¿satisfechas? Este es el punto de inflexión en el que iniciamos el ascenso hacia lo que llama “la vida enchufada, la vida que mola”, es decir, vivida con pasión acercándonos cada vez más a lo que queremos ser, y no a lo que se espera que seamos.

Pero para hacer este ascenso tenemos que estar decididos de a dónde queremos ir, hacerlo sin tener un plan b que nos desvíe de nuestro camino y alejar nuestra mente de pensamientos contaminantes que nos aparten de él. Para ello, Luxor nos aconseja guiarnos por nuestra intuición, que define como “la emoción que te dice qué hacer pero no cómo hacerlo”; aprender a usar las palabras, ya que estas “modelan el pensamiento, lo manipulan, persuaden e influencian”, y visualizarnos, “de forma creativa e intensiva”.

En definitiva, Javier Luxor nos viene a demostrar cómo nuestra mente o pensamiento condiciona cada uno de los aspectos de nuestra vida y nos anima a eliminar esas barreras cambiando el “no puedo” por el “puedo” y ayudándonos a ascender “pasito a pasito” nuestra propia montaña.