El mes de enero es el mes de la ilusión, el único mes del año en el que todos partimos desde la casilla de salida. Aunque el cambio de calendario nos da algún disgusto, como el frío polar, la cuesta de enero, pagar los excesos o recordar lo cara que es una nueva agenda, nos brinda la oportunidad de cambiar nuestras rutinas, de reinventarnos, de ser mejores en nuestro desempeño, de emprender y dar forma a esa idea que ha permanecido meses hibernando en tu cabeza, una idea que no solo puede cambiarte a ti, sino que puede llegar a ser el punto de inflexión que tu empresa necesita para seguir siendo competitiva en el mercado actual. Enero y Febrero son los meses de los valientes, es el momento de dar ese paso hacia delante y demostrar que TÚ eres de esas personas que consigue que las cosas pasen. ¿Estás preparado para liarla?

De emprendedor a intraemprendedor

Lo único bueno que tienen las crisis es que te obligan a reinventarte. Desde hace unos años, muchos especialistas del sector defienden que nos encontramos en la era del emprendimiento, tiempo en el que las ideas fluyen, y en el que cualquier persona con una buena idea, puede hacer cambiar un mercado que se mantuvo inamovible durante décadas.

Pero los cambios no solo han afectado al mercado, sino que dentro de las propias empresas la filosofía interna ha ido mutando hasta colocar en el centro de todo al propio empleado, permitiendo que la información interna fluya de manera bidireccional con la dirección, trabajando por mejorar su experiencia de empleado y cuidando al máximo ese talento cada vez más difícil de encontrar.

La suma de todos estos factores ha provocado que llevemos tiempo escuchando hablar de otro término que dentro de las empresas ha cobrado mucha fuerza, estamos hablando del intraemprendimiento, pero, ¿sabes realmente lo que significa?

El intraemprendimiento como estrategia interna

Si el emprendimiento se desarrolla a nivel individual, partiendo en muchas ocasiones de cero, el intraempredimiento, por el contrario, se desarrolla estratégicamente en todos los niveles de la empresa, contando para ello con los recursos y apoyos de la compañía.

El intraemprendimiento ha surgido como una consecuencia natural de la nueva transformación clutural de las empresas. Permitir una mayor comunicación interna a todos los niveles, preocuparse por la formación de sus empleados y potenciar el talento, provoca que dentro de tus empresas se estén gestando menos perfiles profesionales que disfruten para que fluya sin control una ciclogénesis explosiva que cuestione el Status Quo y encontrar respuestas a sus ideas.

¿Cómo podemos potenciarlo?

No hace falta que te recordemos lo importante que es cuidar el talento. Seguro que, si ahora mismo te paras a pensar en tu equipo, te llevarás las manos a la cabeza por el potencial desaprovechado que tienes sentado tras una pantalla de ordenador. Pero no desesperes, lo más importante es haber reconocido el problema, y una vez hecho, poner en marcha alguna de estas iniciativas que sacarán a la luz los valiosos intraemprendedores que hibernan a tu alrededor:

  • Promueve espacios destinados a la generación de iniciativas. No hace falta que sean salas físicas, cualquier formación, taller o acción de gamificación puede sacar a la luz la mejor de las ideas.
  • Seguir y potenciar dichas iniciativas. ¿De qué nos puede servir poner a trabajar los cerebros de tus empleados si luego no les ayudamos a que sus proyectos vean la luz?
  • Que tu empresa sea el mejor conductor posible para que fluya el talento. ¿Tu comunicación interna es la más adecuada? ¿Tienes empleados formados y motivados? No podemos olvidar la importancia de compartir, de cocrear con los demás pero sobretodo, tenemos que apostar por ello. No podemos quedarnos atrás por el miedo al riesgo, tenemos que arriesgarnos por lo que creemos ya que al éxito se llega con la cultura del error.
  • Todos estamos más contentos cuando se nos reconoce el buen trabajo. Recuerda que tener un intraemprendedor en tu plantilla es un tesoro que tienes que cuidar. Un buen programa de innovación que reconozca e incentive, puede ser el vehículo0 que mantenga a tus empleados motivados para alcanzar la recompensa final.
  • Trabaja en tu propia filosofía de la innovación. La innovación y el trabajo interno no es una moda pasajera, potenciando esta manera de hacer las cosas, el éxito no dejará de llamar a tu puerta.

El talento como principal activo

Has visto que la teoría no puede ser más atractiva. Ahora solo te queda hacer un ejercicio de autocrítica y pararte a pensar en todo el potencial oculto que tienes a unos pocos metros de ti.

Hablar de intraemprendimiento es hablar de talento, es hablar de ideas innovadoras que nacen dentro de tu propia compañía, gestadas por los verdaderos embajadores de tu marca, aquellos que mejor te conocen y que mejor conocen al cliente, que saben sacar partido a tus debilidades y que más pasión ponen a la hora de defender tu causa frente a la feroz competencia. ¿Necesitas algo más para convencerte?

Descubre cómo el espíritu intraemprendedor se contagia, cómo el orgullo de pertenencia puede cambiar tendencias y cómo el Cliente en el centro es responsabilidad de todos en nuestro OPENSPACE el próximo 7 de Febrero. ¡Inscríbete aquí!

 

El intraempredimiento como marca registrada
5 (100%) 1 vote
Comparte: